Crónica de la Xuntanza Soncello 2012

Por Luis Rodríguez Cao

Amigos, estamos de enhorabuena. Quizá no sea del todo elegante felicitarnos entre nosotros, pero existen excepciones y ésta es una de ellas. Felicitémonos pues por que, al fin, nuestra querida asociación se ha puesto en marcha. Y felicitemos especialmente a Carolina, Carlos e Isabel a quienes debemos gran parte de la dicha compartida.

Porque la celebración de la Xuntanza Soncello 2012 en el Conservatorio Superior de música de A Coruña ha sido, sin falsas modestias, un rotundo éxito.

La “Xornada” comenzó con la celebración de la Asamblea General de socios en la que la Junta Directiva presentó las gestiones realizadas y el estado de cuentas, que fue aprobado por unanimidad.

Sin duda, este aperitivo creó el clima de calidez humana y compañerismo que no nos abandonaría a lo largo de los dos intensos días que duró esta Xuntanza. Pero no sólo deberíamos de hablar de calidez sino también, de calidad.

¡Porque hubo calidad a raudales!

El primer día de la Xuntanza, el sábado 25 de febrero, ya por la mañana tuvimos ocasión de disfrutar de dos platos fuertes musicales y celebrar una mesa redonda en la que pudimos debatir acerca de la situación actual del violoncello en Galicia. En esta mesa participaron Plamen Velev, Alvaro Quintanilla, Juan Antonio Almarza y Juanjo Díez, con Isa Figueroa como moderadora y maestra de ceremonias.
El primer plato musical fue la interpretación de la Suite nº 1 en sol mayor de Bach y de la pieza Alone de G.Sollima, a cargo de Raúl Mirás, en una actuación plena de virtuosismo en la que se unieron el vigor y la calidez interpretativas.


El segundo plato estuvo a cargo nada menos que del Conjunto de cellos Soncello Ensemble, formado por Carolina Landriscini, Juanjo Díez, Rosalía Vázquez, Teresa Morales, Amaia Garrido, Leire Barbadillo, Saúl Nogareda y Dasiel Morales y del que no podemos sino sentirnos llenos de orgullo. Nos ofrecieron la excepcional Elegía de Fauré, el Ave María de Fitzenhagen y la Fuga en Sol menor de Bach. Creo que sería difícil encontrar una forma mejor para ir a reponer fuerzas ante la sesión, ingualmente intensa, que nos esperaba por la tarde.

En la sesión de la tarde pudimos adentrarnos en la curiosa historia de “El violoncello Stroh” un experimento de la primera industria discográfica, que nos contaron con todo detalle Carlos Gª Amigo y Jorge del Oro.

Tras esta disertación acudimos al auditorio del Conservatorio bien dispuestos a disfrutar con las actuaciones de David Ethève y de Barbara Switalska acompañada al piano por Emmanuelle Janisz. David nos cautivó con el tremendo virtuosismo que requiere la partitura del Solo Sonata op. 8 de Z. Kodaly, que ejecutó con maestría y brillantez excepcional. Barabara Switalska y Emmanuelle Janisz nos ofrecieron el Adagio y Rondó de C.M.von Weber, el Intermezzo de Granados, las Variaciones Moser de Paganini y la Rapsodia Húngara de Popper. En una interpretación llena de energía y pasión que nos deleitó profundamente.

¿Os imaginais como nos sentíamos?

Pues todavía nos esperaban otras dos actuaciones, no sabría decir cual más agradable. Thomas Piel acompañado por Emmanuelle Janisz nos introdujo en la música no demasiado conocida de Mainardi del que nos ofrecieron la Sonata per violoncello solo de 1959.
La primera jornada finalizó con la vigorosa actuación de Emilio Colon que nos sedujo con la Suite nº 3 en do mayor de Bach y la Suite para violoncello de Cassadó.

Emilio tocó un violonchelo construído por nuestro benefactor el luthier Gonzalo Bayolo, transmitiendo a la audiencia el privilegiado sentimiento que producía hacerlo sonar en su primer concierto ya que es un magnífico instrumento recién terminado.

La segunda y última jornada de la Xuntanza Soncello estuvo dedicada por completo, al desarrollo de las Masterclass a cargo de Emilio Colon; Es difícil resumir la lucidez de sus aportaciones a cada uno de los alumnos que recibieron sus clases, quizá baste con decir que todos aquellos que tuvimos la fortuna de seguirlas quedamos subyugados por su conocimiento, calidad humana y, muy especialmente, por la enorme pasión y amor al violoncello que supo transmitirnos a todos.

(Fotos cortesía de ©Xaime Cortizo)

Deja un comentario